La inestabilidad climática provoca daños en 695.000 hectáreas

La situación de sequía ha afectado hasta el momento a más de 385.000 hectáreas de cultivos asegurados, prácticamente en su totalidad – 384.150 hectáreas- corresponden a cultivos herbáceos. Castilla-La Mancha es la comunidad más afectada, con cerca de 153.800 hectáreas con sequía.

Las previsiones apuntan a que el ejercicio podría terminar con una superficie asegurada afectada por este riesgo de entre 450.000 y 500.000 hectáreas.

Por otro lado, y como ya ocurriera en 2014, desde el inicio de la pasada primavera se han venido reiterando fuertes tormentas de pedrisco que, en total, hasta el momento y según los partes de siniestro recibidos, han causado daños en cerca de 170.000 hectáreas de cultivos asegurados. De nuevo las producciones más afectadas fueron las de cultivos herbáceos, con más de 107.500 hectáreas con siniestro y uva de vino, con una superficie dañada de casi 33.700 hectáreas.