El cobrador del seguro de decesos

En España era un clásico del paisaje el cobrador del seguro de decesos, se conocía en todas las escaleras su grito e guerra «el de los muertos2 y todos los vecinos preparaban la cuantía del recibo, normalmente mensual» para que al paso de esta persona de aspecto impecable, entregase el recibo a cambio del pago del seguro de decesos.

En nuestros días esta figura esta en deshuso aunque aún se mantiene en algunas zonas, especialmente rurales o con población de mayor edad.

La seguridad que nos ofrece el pago bancario ha desplazado a esta profesión disminuyendo su presencia, e irremediablemente es llamada a desaparecer por completo.

El pago bancariuo nos ofrece un pago estemos o no en casa, y el comprobante más seguro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.